Henri Falcón podría ser el Pétain venezolano

0
548
views
  • Lo asesora Francisco Rodríguez, desde hace unos dos años
  • Eduardo Fernández “sería un canciller de lujo”, afirma Falcón
  • La historia se repite, primero como tragedia, después como farsa, frase atribuida a Karl Marx, se comprueba en el caso venezolano.

Uno de los capítulos más trágicos de la Segunda Guerra Mundial, fue la instalación en el del gobierno títere de Vichy en el sur de Francia, al mando del General Phillipe Pétain, viejo héroe de la primera guerra mundial, convertido en traidor. A Pétain lo acompañó un grupo de colaboradores entre quienes figuraron Pierre Laval y el almirante Françoise Darlan.

Pétain se reunió con Hitler en Octubre de 1940 para negociar garantías que Alemania respetaría las condiciones del armisticio y ofreciendo el sometimiento de su gobierno títere al nazismo. Entre otros crímenes de guerra se comprometió a perseguir a los judíos y envió unos 150.000 de ellos a los campos de concentración nazis.

El colaboracionismo de esa gentuza llegó al extremo de pelear en contra de los aliados en 1941 y 1942 en el Norte de África, cuando se opusieron a la llegada de las fuerzas aliadas. Las fuerzas armadas francesas, recibiendo órdenes del gobierno de Vichy, causaron más de mil muertes a las tropas aliadas que desembarcaron en Argelia, Omán y Marruecos. Lucharon contra quienes deseaban liberar Francia.

Hoy, en Venezuela, se está montando, en pequeña escala, una farsa que tiene muchos puntos de contacto con aquella tragedia. Henri Falcón, un vulgar colaboracionista, mejor dicho, alguien quien siempre fue chavista y luego pretendió ser de la oposición, ha tomado la decisión de lanzar su candidatura para las ilegítimas elecciones presidenciales de Abril próximo. Y comienza a traer hacia sus filas a venezolanos quienes han coqueteado con él o con lo que él representa, gente como Francisco Rodríguez, el experto en finanzas que lo asesora y Eduardo Fernández, quien mantiene que los venezolanos deben ir a votar en Abril.

Ya sin careta, desnudo ante los venezolanos en toda su fealdad moral, Falcón habla de que le encantaría tener a Rodríguez como jefe de su equipo financiero y que Eduardo Fernández sería un canciller de lujo.  Se podría argumentar que los señores Rodríguez y Fernández no son quienes lo han dicho y que Falcón usa sus nombres de manera inconsulta.

Pero no es así.  Rodríguez ya lo asesora desde hace unos dos años y Fernández, quien dice no tener aspiraciones presidenciales, se ha manifestado en total acuerdo con participar en la votación de Abril y ha mantenido una postura política ambigua, nadando entre dos aguas. Fernández dice estar en contra del régimen pero tiene una postura a favor de una conciliación que jugaría a favor del régimen. Quienes no han tenido tal postura ambigua no son candidatos para un puesto en el gabinete de Falcón ni Falcón se atrevería a mencionarlos.

Lo que dice Falcón en sus declaraciones encaja muy bien en lo que he llamado EL ESCENARIO CABALLO DE TROYA, según el cual Falcón pudiera ser el “gallo tapado” del chavismo, a fin de lograr una transición que no les sea traumática. Este escenario, que suena a muchos como una simple travesura de mi parte, está tomando cuerpo.

En efecto, dice Falcón: “Me interesa colocar a Venezuela en la senda del crecimiento económico, atacar la hiperinflación, recuperar la producción de la estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA) y “generar confianza (…) para que retornen los capitales, la inversión”. Y agrega: acudiré a los organismos multilaterales a conseguir financiamiento”a pesar de que su asesor, Rodríguez, ha dicho en varias oportunidades que esto podría no ser necesario.

Lo cierto de esto es que cada día parece ser más probable que Falcón esté jugando secretamente en combinación con el régimen de Maduro, a fin de lograr un inmoral acomodo que le permita un pedazo de la torta de poder político. Lo más trágico de todo esto es la cantidad de gente considerada demócrata y honorable que se está plegando a estas maniobras sucias y despreciables del chavismo y de sus aliados cripto-chavistas.

El país solo podrá recuperar su dignidad si expulsa a las alimañas chavistas y a sus amigos del escenario político y enjuicia vigorosamente a quienes han cometido crímenes en contra de la Nación en los últimos 18 años. ¡Nada de negociados o de entregas!

Deja un comentario