Rebosan las cloacas de PDVSA

0
691
views
  • Un desastre intolerable.
  • Saqueada Petróleos de Venezuela por ‘bolichicos’, gerentes corruptos, empresas de comercialización y bancos, toda un plan para hacer la gran conspiración contra la nación.
  • Ysmel Serrano, actual vicepresidente de PDVSA, también está involucrado en el saqueo.

La indigna historia de la PDVSA chavista sigue añadiendo capítulos de horror. Dos cloacas han reventado recientemente, cada una a cual más pestilente.

LA FAJA DEL ORINOCO

Nos informa la periodista e investigadora venezolana Maibort Petit que el gobierno de los Estados Unidos está investigando a las Fuerzas Armadas de Venezuela debido a que: “La Compañía Anónima Militar de Industrias Mineras, Petrolíferas y de Gas C.A. (Camimpeg) y una empresa asociada, Southern Procurement Services (S.P.S) LTD, fueron utilizadas por un grupo de altos militares para cobrar servicios de intermediación en contratos de la petrolera estatal venezolana PDVSA. Los militares a cargo, junto con un grupo de civiles asociados, se lucraron con dineros del erario público venezolano”.

Nosotros también hemos denunciado esa indigna alianza entre esas dos empresas fantasmas, mediante la cual solo sirven como vulgares intermediarios en contratos entre la empresa petrolera y las empresas contratistas que si saben hacer el trabajo.

Esta empresa militar, dice Petit, fue creada a similitud de una empresa Cubana llamada Grupo de Administración Empresarial S.A. (GAESA), la cual sirve, en Cuba, de intermediaria entre los contratistas extranjeros y el gobierno cubano. Todo debe contratarse a través de ellos. Este vulgar negocio ha sido trasplantado a Venezuela e, inclusive, el presidente de la empresa cubana, Luis Alberto Rodríguez López, es Consejero de CAMIMPEG. ¡Qué cinismo el de estos pandilleros!

La empresa socia de CAMIMPEG, llamada pomposamente Southern Procurement Services, es una empresa de dudosa solidez, con oficinas en Londres, Miami, Caracas y otros sitios, cuyo dueño es una persona llamada Manuel Enrique Chinchilla Da Silva, radicado en Valencia y con residencias en Miami y en Houston, Texas.

Lo cual lo coloca bajo la jurisdicción estadounidense para los fines de las investigaciones en curso. Esta “alianza” cívico-militar ha obtenido contratos para perforar pozos en la faja del Orinoco, para lo cual tendrán que sub-contratar a empresas que lo puedan hacer, la misma historia de los ‘bolichicos’, Derwick Associates.

La conexión de estas empresas con el mega-saqueo es a través de la empresa GLENCORE, la cual es cliente de Southern Procurement Services, según el informe de Petit. El representante de GLENCORE en Venezuela es Roberto José Wellisch, de larga y turbia trayectoria en Venezuela, especialmente en los asuntos relacionados con el sector aluminio y en importaciones desde Argentina.

LA COMERCIALIZACIÓN DEL PETRÓLEO VENEZOLANO

Hace unas horas salió a la luz un nuevo saqueo de PDVSA, algo de una magnitud sin precedentes, aún mayor que las notas estructuradas, que la Faja del Orinoco, que los bolichicos de Derwick Associates que las gabarras de Petrosaudí y Aban Pearl o los tanqueros de Ruperti. Se trata del asombroso saqueo de la División de Comercialización de PDVSA llevado a cabo por los bolichicos Francisco Morillo y Leonardo Baquero y sus compinches de PDVSA, algunos bancos y empresas comercializadoras piratas.

Ver documento: PDVSA US LITIGATION TRUST

En una demanda de 60 páginas introducida en el Estado de Florida por un grupo denominado PDVSA US Litigation Trust, integrado por investigadores, algunos ex-Scotland Yard, se acusa a Francisco Morillo y Leonardo Baquero, ambos venezolanos, de coordinar – a través de sus empresas de maletín en Panamá y otros países – una conspiración gigantesca para defraudar a Petróleos de Venezuela, en complicidad con un grupo de gerentes de PDVSA, identificados en la demanda y de un grupo de empresas comercializadoras de petróleo, incluyendo a GLENCORE, TRAFIGURA, LUKEOIL, VITOL y otras.

Los empleados de estas empresas involucrados en el gigantesco fraude también son mencionados en el texto de la demanda e incluyen a varios niños bien venezolanos. En adición hay varios bancos demandados, ya que no supieron o quisieron ejercer el debido control sobre las cuentas de Morillo y Baquero.

Esta inmensa conspiración enriqueció a los culpables en miles de millones de dólares y defraudó a PDVSA de miles de millones de dólares. Trabajaba con una brutal simplicidad. Las empresas de Morillo y Baquero se combinaban con los gerentes de PDVSA para saber cuándo y cuántos cargamentos de petróleo crudo o productos PDVSA planificaba vender o a comprar.

Al saberse los volúmenes y la naturaleza de las transacciones planificadas por la empresa, Morillo y Baquero avisaban a las empresas comercializadoras externas como GLENCORE y VITOL y estas le daban de regreso a Morillo y Baquero las instrucciones para asegurarse de que ellas serían las empresas favorecidas en las “licitaciones”. Se trataba de amañar las transacciones para que ganaran estas empresas. Con cada ganancia le tocaban comisiones a Morillo y Baquero, a los gerentes cómplices de PDVSA y a los traders de las empresas externas, tipo GLENCORE. De esta manera se hicieron grandes fortunas.

Al mismo tiempo PDVSA, la empresa, dejaba de percibir mucho dinero porque los conspiradores se las arreglaban para no pagar a la empresa ni siquiera todo el dinero convenido en los contratos chimbos. Era un caos bien organizado. Llegó un momento en el cual Morillo y Baquero instalaron un centro de computación propio, el cual les permitía saber automáticamente todo lo que sucedía dentro de la División de Comercialización de la empresa.

No sabemos quién está detrás del Grupo que demanda. Parece haberse estructurado para reclamar parte del dinero ilícito, una vez que este se recupere. No estamos seguros si es una acción iniciada por PDVSA como empresa o por ese grupo, de manera independiente.

Lo que si es cierto es que estamos hablando de un mega fraude que ha durado años, desde 2004 en adelante, una etapa que coincide con las presidencias de Rafael Ramírez y Eulogio del Pino. Y es doblemente trágico que en este mega fraude estén directamente involucrados miembros de esa clase media alta que prosperó durante la etapa democracia y cuyas ovejas negras han optado hoy por enriquecerse a como dé lugar, olvidando lo que deben haber aprendido en el hogar.

Hasta ahora, la clase de los bolichicos estaba representada por los jóvenes “empresarios” de Derwick pero esto que vemos hoy constituye una verdadera epidemia. Ya son legión los millonarios y mil-millonarios venezolanos saqueadores de PDVSA, de la banca, de las agencias y ministerios venezolanos. Y hay mujeres y hombres, esposos y esposas, unidos por el crimen, sin remordimiento alguno. De los nombrados en la demanda:

  • Andrew Summers: sin información
  • Maximiliano Poveda: gerente de Novum Energy.
  • José LaRocca: es un argentino y ya es multimillonario gracias a este guiso, alto gerente de TRAFIGURA.
  • Luis Álvarez: sin información
  • Gustavo Gabaldón: venezolano, Gerente de GLENCOREviviendo en Cos Cob, Connecticut.
  • Sergio de la Vega: parece estar radicado en México.
  • Antonio Marraquí: sin información
  • Campo Elías Páez: parece ser el presidente de una empresa llamada Seaport Agencies pero hay varios con ese nombre en la red.
  • Paul Rosado: solo hemos oído que estuvo asociado en el pasado con Wilmer Ruperti.

UNA SOCIEDAD PODRIDA HASTA EL TUÉTANO

Los 18 años de chavismo han causado una doble tragedia en Venezuela: la ruina material, por un lado y la ruina moral, por el otro. Ahora tenemos un país empobrecido, a los niveles de los países africanos. Y un país con una sociedad desatada en su afán de saquear a la Nación, los poderosos mediante el robo impune y los pobres mediante su dependencia de subsidios y limosnas y ayudando con su pasividad y entrega, sin saberlo o quererlo, a la tarea macabra de destrucción nacional que el chavismo ha llevado a cabo.

Si no hay un castigo ejemplar para los culpables, el país seguirá en los últimos lugares del planeta en materia de viabilidad social. Gente como la que ha saqueado a PDVSA y al país merece prisión perpetua, hoy día no contemplada en nuestra legislación. Una modificación de este tipo podría ser motivo de un referendo, tan pronto caiga este narco-régimen.

Deja un comentario