Las cloacas de PDVSA (II): La bienvenida demanda contra Morillo y Baquero parece ser una pelea entre pandillas

0
225
views
  • ¿Asdrúbal Chávez fue socio de Morillo? Aquí no se salva nadie.
  • El grupo demandante tiene el apoyo de Wilmer Ruperti, pero no por altruismo
  • El abogado David Boies, quien coordina la demanda, ha perdido prestigio en su sector, al ser el abogado de Harvey Weisntein, el productor de Hollywood caído en desgracia por sus acosos sexuales. También defendió a los narco-sobrinos

La demanda en contra de Francisco Morillo, Leonardo Baquero y sus cómplices de PDVSA, de las empresas comercializadoras externas a PDVSA y de los bancos que acogieron las cuentas de los demandados ha ido llevada a cabo por un grupo afiliado a PDVSA, controlado por el abogado David Boies, famoso abogado de USA.

Este personaje es también el abogado de Harvey Weinstein, el productor de Hollywood caído en desgracia por acosos sexual. Como resultado de esta relación con Weinstein, Boies ha perdido mucha de la confianza que antes disfrutaba en el sector. Un colega dice de él:

“What we have been reading is so far outside of what is acceptable,” said one longtime friend. “It is not something you see reputable lawyers do. David has been gradually stepping away from the firm.”  

Traduzco: “Lo que hemos leído sobre él no es compatible con lo que un abogado honesto haría. David se ha estado alejando de la firma”. 

Esta firma, Boies, Schiller & Flexner LLP, es la misma que, pagada por Wilmer Ruperti, defendió a los sobrinos de Cilia Flores, condenados en New York por narcotráfico. Estas dos relaciones del abogado Boies son indicativas de que este abogado no está muy interesado en la honestidad de sus clientes sino en el “cuanto hay para eso”.

El abogado Boies ha dicho, que el grupo demandante ha sido estructurado para recuperar unos $10.000 millones estafados a PDVSA y optar a parte del dinero recuperado. Son cazadores de fortuna, sí, pero si logran llevar a prisión a tanto bandido y recuperar al menos parte del dinero para la nación, son más que bienvenidos.

En una entrevista hecha por Steven Bodzin, de REDD Intelligence, citada por Tal Cual, Boies revela que el grupo se estableció en Junio 2017, cuando el presidente de PDVSA era Nelson Martínez. El abogado dice que, al principio, PDVSA no quiso colaborar con la investigación pero luego lo hizo. Una de las informantes que ha ayudado al grupo de investigación es la ex-esposa de Francisco Morillo, de nombre Vanessa Friedman.

En lo que he podido recabar del internet, la demanda se hizo posible por la colaboración de Wilmer Ruperti, el mismo contratista que dio el dinero al bufete de Boies para que defendiera a los narco-sobrinos. Sin embargo, las razones de Ruperti no parecen ser altruistas sino deseos de represalias en contra de Francisco Morillo, quien fue su colaborador y ahora es su enemigo en el pantanoso mundo de los “negocios” con PDVSA.

Todo se remonta a los primeros años del siglo. En un informe, se dice que Francisco Morillo fue un Protegido de Ruperti, quien le permitió ganar una pequeña fortuna. Una vez que hizo dinero, Morillo tuvo enfrentamientos con Ruperti, los cuales condujeron a su separación. Antes de separarse, sin embargo, Morillo era empleado de confianza de Ruperti y por ello fue incluido en la demanda de la empresa rusa Novoship, debido a un fraude perpetrado por Ruperti al hacer aparecer a sus negocios de fletamento como si proviniesen de PDVSA, engañando así a los rusos.

Ver documento: High Court Judgment Template Neutral Citation Number: [2012] EWHC 3586 (Comm) Case No: 2006 FOLIO 1267

Morillo fue parte de esa trama en su momento, como puede verse al leerse el texto de la demanda, unas 170 páginas que parecen ser el guion de una película de espionaje y crimen de cuello blanco. Un párrafo al azar tomado de esta demanda arroja algunas luces sobre el fraude:

“On 1 November, 2005, Mr. Morillo sent Mr. Mikhaylyuk the 31 October recap referring to the now correctly spelt “PDVSA Marketing International (P.M.I.)” as the charterer, although the amendment to lines 1-7 of the Shelltime 4 terms refers to the Charterers as “PMI S.A.”. Mr. Mikhaylyuk printed it off and put it in the file. Before he did so he changed the Subject line from referring to “PDVSA Petroleo SA” as charterer to “PDVSA Marketing Int”. This variation does not fit well with a wish to create the (false) impression that the charter was with PDVSA. In that case it would have made more sense to change the charterer to PDVSA Petroleo SA with no reference to PMI. In fact the use of the name PDVSA Marketing International (P.M.I.) allowed Mr. Mikhaylyuk and Mr. Ruperti to face both ways and represent the charterer as an emanation of PDVSA or PMI as occasion required…”

La telenovela de Morillo y Ruperti involucra a otros personajes, como Leocenis García, a quien Ruperti acusó de extorsionista.

Como parte del acuerdo con Ruperti que salvó a Tony Gerges y Leocenis García de posibles enjuiciamientos penales relacionados con los cargos de extorsión en su contra por parte de Ruperti, Tony reveló la identidad de su informante principal sobre las supuestamente corruptas relaciones de PDVSA de Ruperti, uno Francisco Morillo, que había trabajado con la empresa naviera Ruperti antes de unirse a PDVSA en 2003-2004 por un breve período en el departamento de marketing que gestiona las operaciones de exportación de petróleo de la compañía. Es decir, Fue Francisco Morillo quien delató a Ruperti en 2014 y es ahora, en 2018, cuando Ruperti le está pagando con la misma moneda.

en Julio de 2013, Francisco Morillo es descrito por el diario Solo Clic como testaferro de Asdrúbal Chávez.

Diciendo que el socio y testaferro de Asdrúbal Chávez (primo del mismo), mantiene control del transporte de DIESEL y Combustible, altamente relacionado con PDVSA (el otro gobierno), rival de Ruperti en los contratos de PDVSA. Comenzó en el negocio en la empresa de Wilmer Ruperti y luego, entre febrero de 2003 y diciembre de 2004, se desempeñó como trader en la Dirección de Comercialización de PDVSA. “Fue una breve pasantía, pero dejó muy buenos amigos”, dicen las fuentes.

Baquero y Morillo se asociaron, unieron fuerzas y desplazaron a “otros clanes”. Explican en la industria que ésta es una de las prácticas en boga en la nueva PDVSA: “Quienes salen de la Dirección de Comercialización, montan firmas intermediarias y controlan el negocio, hasta que algún nuevo operador, con mejores vínculos, los reemplaza en la labor privilegiada de intermediación”.

Baquero fue durante breve tiempo representante de Trafigura, una conocida empresa de trading de petróleo. En esta función reemplazó a Aires Barreto (1), cuyo grupo en Comercialización perdió fuerza ante los nuevos intermediarios emergentes.”

Toda una macabra historia de criminalidad desatada y de aventureros en busca de dinero mal habido.


1.- Aires Barreto, luego de su salida de PDVSA, fue colega de Luis F. Vierma, ex Director de PDVSA, en una empresa financiera de New York llamada Iroquois Capital bajo Staff and Advisors. Su actuación en PDVSA nunca fue investigada.

Si quieres recibir este y otros artículos en tu celular descarga la aplicación Telegram, ingresa a este link https://t.me/ventanarotaweb y dale clic a +Unirme. Desde ese momento estarás informado de todos los nuevos artículos que son publicados.

Deja un comentario