Escribe en Ventana Rota

Antes de proponernos una tribuna, recuerda que nuestros lectores son muy exigentes. No quieren sermones, papillas ni manifiestos. Esperan de ti algo interesante, bien argumentado, que se lea bien y que les obligue a pensar así que: ¡sorpréndeles! Y, por favor, hazlo desde el primer párrafo.

Ir a contracorriente es un valor seguro. También ofrecer claves o datos que otros han olvidado u obviado. Todos estamos hartos de oír una y otra vez los mismos argumentos sobre los mismos temas. Hay temas de los que nadie habla pero que son muy interesantes.

Evita los títulos aburridos, especialmente los que llevan la palabra encrucijada, reto, balance, luces o sombras: ¿qué asunto no está en una encrucijada, presenta un reto o merece un balance? ¿quién no tiene luces y sombras?

Tenemos nuestra línea editorial, claro está, pero nos gusta la diversidad. No nos importan las polémicas si son respetuosas con el oponente. Si estás enfadado, respira hondo antes de escribir. La indignación no es una buena motivación para escribir: la ironía y la distancia son más efectivas e inteligentes que el enfado o la regañina.

Una sección de opinión no es un tablón de anuncios de ningún partido político, asociación, gobierno o causa ciudadana, por muy legítima que esta sea. Protestar o denunciar un hecho concreto es muy legítimo: te invitamos a hacerlo en Cartas al Director. Si eres un político en ejercicio o el responsable de prensa de alguna institución, no te olvides de que el papel de la prensa es exigir cuentas al poder y el de Ventana Rota el de intentar organizar la conversación ciudadana. Si vas a añadir reflexiones de calidad al debate público o incluso quieres, si te atreves, hacer autocrítica, eres bienvenido. Si vas a desgranar argumentarios redactados por tu equipo, lo tendrás difícil.

Tampoco nos gustan las firmas a dos o tres manos, salvo que exista una justificación o interés evidente en la coautoría. Si hay algún posible conflicto de interés en torno al tema que quieres tratar, evita escribir sobre esa cuestión. Y, por supuesto, solo aceptamos artículos originales que no se hayan publicado antes en otro medio o formato a menos que se autorice o sea una redistribución.

Una vez leídas estas recomendaciones, puedes hacer dos cosas. Enviarnos una propuesta de tribuna (diez líneas) para que la consideremos o mandarnos directamente tu pieza.

Si solo quieres hacer un único escrito y no quieres participar de lleno en el proyecto, deberás enviar un correo a opinion@ventanarota.com

Si quieres escribir frecuentemente en Ventana Rota envía un correo a enmanuel@ventanarota.com con copia a enmanuel@plibertad.org

El equipo de Ventana Rota se reserva el derecho de decidir el formato en que publicará las tribunas. Serán rechazas todas aquellas que no indiquen claramente un correo electrónico, dirección postal, número de teléfono de contacto y una filiación profesional o institucional.

  • ¿Qué publicamos? Textos escritos en diversos géneros periodísticos y literarios, desde poesía hasta reportajes, pasando por reseñas literarias, análisis socio-políticos, entrevistas, testimonios y proyectos de largo aliento. Sólo publicamos opiniones respaldadas por argumentos.
  • ¿Solo pueden escribir periodistas? No. NO es necesario tener experiencia como periodista, comunicador o escritor, ni se requiere haber publicado antes en otros medios. Hemos publicado artículos escritos por antropólogos, músicos y químicos farmacéuticos. Nos gusta hablar de “democratizar la escritura”.
  • ¿Cómo producimos los contenidos? De manera colaborativa con los protagonistas o los autores. Partimos de una idea, un borrador o un plan de trabajo. A través de un acompañamiento editorial en línea, mejoramos cada texto sin la premura de la inmediatez. Exploraremos juntos cómo incluir fotografías, audios, videos, fragmentos de libros, entre otros recursos que le den fuerza al mensaje central de tu contenido o historia.
  • ¿Hay retribución económica? Por los momentos, No. Todos los autores y editores participan de manera voluntaria. Este es un proyecto social, sin ánimo de lucro que busca ser la voz de muchos. En un futuro, cuando se rentabilice el proyecto se ofrecerá una retribución económica